);
Blue-Mat-Academy-Cobra-Kai-no-es-karate

¿Cobra Kai no es karate?

Sí la Serie Cobra Kai, así como las películas de Karate Kid son excelentes y no creo que haya un artista marcial que al menos no haya oído hablar de ellas. De hecho, nos encanta la idea y rescatamos más las cosas buenas que los n-mil detalles que pudieran tener.

Desde que se «relanzó» la serie a través de la plataforma Netflix ha causado furor y gracias a ella nuevas generaciones de jóvenes y adultos han retomado el interés por las artes marciales, ¿por qué?, porque la serie en todo momento trata de darles una perspectiva más amplia, ayuda a difundir que las artes marciales no tienen que ver solo con patadasgolpescombate (kumite) y katas… se trata de un trabajo que involucra también trabajo y desarrollo en los aspectos: mental y emocional…  Ya que se trata también de entendimiento y adopción de principios como confianzaresilienciadisciplinaempatía, honor, misericordia y respeto, por mencionar algunos.

Y no es ningún secreto que de hecho la serie y las películas, como todo y todos en la vida, tiene una serie de, por llamarlos de algún modo, errores o inconsistencias.

 

¿Karate kid o Kung Fu kid?

El más evidente, es la última película (2010) protagonizada por el hijo de Will Smith, Jaden Smith, en la que aunque se llama Karate Kid, en realidad aprende kung fu en lugar de Karate, algo que la crítica parece ser que no lo tomó a bien, con todo y que su Shifu (maestro) fue Jackie Chan.

Los comentarios que surgieron fueron: ¿Pero porqué están utilizando otro arte marcial? ¿por qué no solo es karate como en las películas anteriores?… 

Y quizás, quizás debemos poner sobre la mesa que pues tampoco era solo karate en las primeras películas… 

Blue-Mat-Academy-Cobra-Kai-no-es-karate

¿El maestro de Sensei Miyagi es del estilo Goyu Ryu o Shito Ryu?

Normalmente, ves el anuncio de un Dojo de Karate y siempre viene acompañado de la asociación a la que pertenece y el estilo de karate, seguro has escuchado Goju RyuShito RyuShotokanWado Ryu, etc. ¿Pero a qué se debe esto? ¿Cuántos estilos de karate hay?

Si le preguntáramos cuántos Karates hay a Sensei Gichin Funakoshipadre del Karate moderno y fundador del Karate estilo Shotokan (junto a su hijo Yoshitaka Funakoshi), respondería: «Karate solo hay uno… «

¿A qué se refería Sensei con esto? 

Hay muchas interpretaciones al respecto, unas más profundas que otras, así como algunas que se basan en el contexto histórico y otros en el filosófico. Lo que debemos hacer notar antes de ahondar en alguna de ellas es que antes el karate, el taekwondo (antes conocido como Tang Soo Do o Karate Coreano), el jiujitsu, el kung fu etc… no lo aprendían ni practicaban como actividad recreativa o deporte.

Hubo un tiempo en las artes marciales tenían un último fin: ser empleadas para la guerra por lo que el sentido «purista» de hacer solo un estilo de arte marcial era absurdo ¡se trataba de sobrevivir! 

De este modo fue común y necesario el intercambio entre artes marciales, las aportaciones de algunos se iban adoptando por otros, que a su vez complementaban con algo más, aquí y allá se iba aportando y adaptando… así se dio una evolución

Por decirlo de manera «simplista», los estilos entonces significaban corrientes o interpretaciones probadas por grandes maestros.

Este conocimiento es «oro puro» para todos aquellos entrenados por él, ya que a su vez «ahorraban» tiempo a sus estudiantes al tener de primera mano material sintetizado y validado.

Proyecto Taekwondo V2.0 bogsul

Un gran acierto de Karate Kid, todas sus secuelas y la misma serie Cobra Kai es el de haber empleado el término «karate» para generalizar. En todo este universo alterno se llega al punto de decir «karate» para (a propósito o no) mostrar otras artes marciales, en el que se puede entender que el nombre y muchas veces el paradigma de reglas, movimientos y recursos es distinto, pero el fin es el mismo: el desarrollo físico, mental y espiritual del individuo.

Que la serie se llame Cobra Kai no solo implica que vamos a ver la historia ahora desde el punto de vita de los que fueron los «villanos» en las películas anteriores, sino que vamos a entender cómo no eran tan tiranos, qué sirve y qué no, así como también quitaresa falsa idea «purista» de que estamos viendo solo «karate» para permitir, como siempre ha sido, el uso de más técnicas que no necesariamente son de este arte marcial, pero que es normal, ya que uno no puede limitar su crecimiento y sus herramientas para seguir desarrollándose así como para defenderse.

El verdadero Sensei Miyagi

Una de las grandes aportaciones de Netflix con respecto a esto es su documental del 2015 «El verdadero Miyagi».  Y pues sí, las escenas de acción de Sensei Miyagi no fueron hechas por Patt Morita sino por Sensei Fumio Demura quien ha sido uno de los principales promotores de Karate Shyto- Ryu en EE.UU. y quien no solo ayudó a idear las escenas sino que realizó todas las escenas de acción de Sensei Miyagi para Karate Kid I, II, III y IV.

¿Pero por qué es relevante esto? Porque siempre que en la Serie se muestran fotos del Sensei de Sensei Miyagi utilizan la fotografía de Sensei Chojun Miyagi quien es ni más ni menos el padre del Karate Goju Ryu, y de hecho la famosa kata que realizan en la serie y en Karate Kid III es de este estilo; sin embargo, el experto que rodo las escenas es de otro estilo: Shito Ryu.

Cobra Kai es Tang Soo Do o Taekwondo old school

Pero Sensei Fumio Demura no fue el único experto consultado para Karate Kid, otro gran maestro y coreógrafo experto consultado para los maestros de Cobra Kai fue Pat E. Johnson quien fue alumno del mismísimo Chuck Norris quienes son expertos del arte marcial coreano, ni más ni menos que el Tang Soo Do

Johnny Lawrence (William Zabka) y John Kreese (Martin Kove) enseñan un karate muy rudo, que en realidad no es Karate. De hecho, en la tercera temporada de la serie cuando se cuenta la historia de Sensei John Kreese, justo cuando lo reclutan en el ejercito para un grupo selecto, su maestro le dice que le enseñará Tang Soo Do… Este mismo sucedió en la tercer película de Karate Kid, cuando Terry Silver va a mentirle a Sensei Miyagi mandando «diculpas» de su maestro de Corea…  

Y en cierto punto estos mini momentos en que revelan que las artes marciales de Cobra Kai vienen de Corea y en específico de Tang Soo Do  rinden un pequeño tributo al coreógrafo al Maestro y coreógrafo de todos los actores que participaban para interpretar las escenas de Cobra Kai:  Pat E. Johnson, el mismo que también interpretó el papel árbitro de la final del torneo de Karate Kid I.

Fue tal el asombro que causó estas técnicas de arte marcial en William Zabka que continuó su práctica incluso después de terminada la película de la mano de Pat E. Johnson.

Aclaramos de una vez, Martin Kove ya era cinta negra de karate incluso antes de las películas, durante el rodaje se introdujo al estilo de Pat E. Johnson, Tang Soo Do, pues fue el encargado de sus coreografías y entrenamiento.

Existen muchos más indicios sobre el Tang Soo Do en el estilo que practican en el dojo de Cobra Kai.  Las patadas altas que muestra constantemente en la serie son características del estilo coreano, hasta podemos encontrar en el episodio siete de la primera temporada como Johnny grita lo siguiente: “Jun be”, término que en coreano significa “posición de listo”…

Pero ¿por qué tanto alboroto? Bueno no podemos terminar este capítulo sin agregar que Tang Soo Do es el término que en los años 50s se empezó a difundir para el nuevo arte marcial que estaba causando furor en el mundo, estilo que veteranos de la Segunda Guerra Mundial aprendieron mientras estaban en Oriente como Chuck Norris, y que más adelante llegaron a EE.UU. y México con grandes Maestros como GM Jhoon Rhee y el mismísimo GM Dai Won Moon, ambos padres en EE.UU. y México, respectivamente, de lo que con el paso de los años y subsecuentes evoluciones ahora es conocido como Taekwondo… pero esa es ya otra historia y una muy larga que abarcaremos en otros episodios.

Por ahora, tú practicante de taekwondo, karate, tang soo do u otro arte marcial, siéntate a ver tu serie de Cobra Kai que a nadie estás traicionando porque la historia nos revela que en realidad todos somos hermanos ¡disfruta! 

 

Referencias

Dragonz.es. 2021. Fumio Demura, el verdadero “Maestro Miyagi”. [online] Disponible en: <https://dragonz.es/fumio-demura-el-verdadero-maestro-miyagi/> [Revisado 12 Marzo 2021].

Es.wikipedia.org. 2021. Chōjun Miyagi. [online] Disponible en: <https://es.wikipedia.org/wiki/Ch%C5%8Djun_Miyagi> [Revisado 12 Marzo 2021].

The Karate Nerd, 2020. Cobra Kai made a HUGE mistake!. Disponible en: <https://www.youtube.com/watch?v=t32yt48nCCU> [Revisado 12 Marzo 2021].

Sensacine México, ‘Cobra Kai’: El verdadero arte marcial detrás de la serie NO es karate, sino otra disciplina [online] Disponible en: <https://dragonz.es/fumio-demura-el-verdadero-maestro-miyagi/> [Revisado 12 Marzo 2021].


Cobra kai Karate Taekwondo Blue Mat Academy Moo Duk Kwan

¿Cobra Kai resurgió las artes marciales para los jóvenes?

Todos nosotros artistas marciales sabemos y algunos (como yo) adoramos la película de Karate Kid, aquella que cuenta la historia de cómo Sensei Miyagi enseña karate a Daniel Larusso, mostrando las virtudes del arte marcial, en la que no solo el karate le ayudó al niño a terminar con sus problemas de acoso y maltrato (bullying) en la secundaria, sino que también le ayudó a encontrar un equilibrio, confianza, disciplina, enfoque, constancia y pasión en su vida.

Cobra kai Karate Taekwondo Blue Mat Academy Moo Duk Kwan

Y si eres de los que todavía opina «el taekwondo es mejor que el karate» o al revés, creo que aún hay mucho camino por recorrer.

Porque claro que puede gustarte uno más que el otro, pero siendo objetivos podemos reconocer la belleza, los atributos y características de cada uno.

Me refiero a que podemos adorar el té de manzanilla, por ejemplo, pero reconocer que el de jengibre también tiene muchos atributos y que podemos llegar a necesitar de él, admirar la belleza en él, sus propiedades, entender y ver las cosas desde una nueva perspectiva, aprovechando lo bueno de cada cosa sin prohibir o satanizar al otro. 

 

Además de darnos cuenta que aunque distinto sea el camino o disciplina marcial que el otro haya elegido, comparten más principios, valores e ideologías los karatecas, judocas y taekwondoines entre sí, que el resto de la población que no practica ningún arte marcial.

Pero dejaremos esa conversación para luego. Ahora nos concentraremos en el la tendencia Cobra Kai.

Quien aún no la ha visto, debería, pero sin tratar de spoilear nada, podemos resumirla como la continuación a las películas de Karate Kid, en la que nos enteraremos sobre qué sucedió con el antagonista y con el mismo Daniel, cómo viven hoy y también entender, de alguna forma u otra, las razones que los llevaron a actuar de tal forma en su momento y en la nueva realidad. 

Hasta aquí se termina nuestro compromiso de no revelar nada sobre la serie, de aquí en adelante hablaremos sobre información de los capítulos (Spoiler alert!).

 

Cobra Kai enseña Proyecto taekwondo V2.0 Blue Mat Academy

Antes que nada, si quieres saber si se hace o no realmente karate, taekwondo, kung fu, jiujitsu, judo u otra arte marcial, revisa nuestro post ¿Cobra Kai no es karate en realidad?

Pero ahora nos bastará decir que se trata de una serie que intenta mostrar muchas escenas de acción con combates con «técnicas  de artes marciales«, y creo que siendo positivos, no deberíamos esperar que sean puristas, excelsos o especialistas. 

Lo que si podemos tratar es el porqué creemos que esta serie vino a hacer resurgir el tema de las artes marciales, sea karate, taekwondo, kung fu, jiujitsu o cualquier otra, para los jóvenes y adultos:

Basta de decir que las artes marciales son para niños

Uno de los grandes aciertos de la serie es mostrar a sus  protagonistas son jóvenes preparatorianos y adultos, rompiendo un mal status quo  ampliamente difundido en nuestros días: «los únicos que pueden aprender artes marciales son los niños».

Y claro que esto es falso, es parte de los mitos de principiantes para artes marciales que ya en otro post hemos expuesto.

Básicamente ahora tratar de emprender una actividad de desarrollo que requiera mucho esfuerzo físico, mental y emocional es solo para niños. 

Mas bien creo que como generación hemos dejado de intentar seguir en esa mejora constante, en ese esfuerzo diario, en ese deseo de seguir superando retos por una comodidad o negación de lo que podemos lograr o si somos capaces de alcanzar más. Claro que las artes marciales son difíciles, así como a veces o casi siempre es la vida.

Me parece muy buena aportación de la serie el mostrar como a pesar de los muchos esfuerzos por rehuir el conflicto, de tratar de no hacer daño a nadie o de ser amable con los demás, en ocasiones hay que aprender a enfrentarse, y no no siempre es un conflicto físico, puede tratarse simplemente de establecer límites, de solicitar respeto, apoyo o dignidad… y no podemos simplemente darle la espalda a la situación.

Se el cambio que quieras ver

En un conflicto o en este caso historia de acoso-agresión, conocida ahora como bullying, siempre deseamos que a) nuestro conocido no sea el agresor y b) que no sea la victima

Porque sabemos que en el primer caso necesitamos proveer de una formación de valores y principios como respeto, empatía, amabilidad y comprensión. Sabemos que ese ser humano debe aprender a convivir y a formar parte de una sociedad, por lo que todo acto que atente en contra es un signo de falta de civismo, valores y principios

Y en el segundo caso necesitamos enseñar a la persona a valorarse, a tener esa confianza y seguridad para primero darse cuenta que no es correcto que lo agredan y que es necesario defender su dignidad e integridad frente a otros, sea o no una agresión física. Así como también ayudarlo a tener herramientas que le permitan evitar el conflicto o saber cuando y cómo encararlo. También necesita desarrollar un temple de acero que le permita mantener la calma en los momentos correctos y le den una claridad cuando más lo necesite. 

Hasta aquí todo es conocido. Pero creo que es momento de sacar una tercera figura, que en la serie han sabido darle vida, la de aquel que al ver una situación de acoso decide tomar acción y ayudar al que está siendo atacado, ya sea interponiéndose o simplemente apoyándolo para levantarse o salir adelante. 

Y este habla más de una sociedad integrada por individuos con principios y valores que les permiten observar y detectar injusticias y situaciones en las que hay necesidad de intervenir.

En el caso de la serie, nos damos cuenta como en ocasiones hay no solo que ser nosotros mismos los protagonistas y héroes de nuestra situación, también muchas veces hay que ser el cambio y apoyo que otros necesitan para salir del pozo.

Cobra kai enfrenta Proyecto Taekwondo V2 Aprende taekwondo Blue Mat Academy

Y para ellos claro que necesitamos prepararnos no solo físicamente, sino también mental y emocionalmente. No solo son buenas intenciones, hay que estar preparado y seguro de lo que traemos.

El éxito no es de la noche a la mañana y no cae del cielo

Algo padrísimo de todas estas series y películas es que muestra, contrario a lo que todos creen, que todo logro cuesta mucho esfuerzo y dedicación, no pasa en poco tiempo, requiere también de mucha confrontación: es nosotros contra nuestros límites físicos y mentales y contra cualquier viento en contra. 

Cobra Kai karate y taekwondo Proyecto Taekwondo V2.0 dedicación

Son muy pocas las veces que nacemos con el talento o con cierta facilidad. Pero nacer con «facilidades» o iniciar con las «circunstancias» a nuestro favor no lo es todo, si las tienes genial y si no, no es el fin del mundo. 

Podría apostarte que la grannn gran mayoría de todos los artistas marciales que conoces no fueron prodigios o nacidos para esto, si les preguntas como han logrado lo que tienen seguramente te dirán que fue a base de trabajo constante, dedicación y mucha pasión

Así que hay que ponerle fin a esa idea de «no nací para esto», «es que es muy difícil» y «no creo poder hacerlo». Hay que empezar a confiar en nosotros y a no desistir cuando las cosas se complican, porque como los profesores de antaño solían decir «no es que las cosas sean cada vez más fáciles, sino que cada vez tú te vuelves mejor»

 

Nuevamente vale la pena decir que es posiblemente por esto que el mito «los niños son los que pueden aprender a ser rápidos, flexibles, veloces, dar patadas altas, golpes y movimientos rápidos…etc» porque en realidad sí, puede ser que sea más fácil para ellos ir incorporando y desarrollando estas habilidades, pero es falso que solo de niño puedas desarrollarlas. Mas bien dejemos de temer a ponernos a esforzarnos día a día para ir alcanzando paso a paso nuestros objetivos.

 

Las artes marciales no son solo para "hacer ejercicio"

No, no solo se trata de estar en peso, con buena salud física y las proezas que puedes llegar a alcanzar con el entrenamiento constante de taekwondo, karate o algún otro arte marcial.

Se trata también de un desarrollo de habilidades mentales y emocionales que te ayudaran a alcanzar tus metas en otros ámbitos de la vida, que te ayudarán a alcanzar esa tranquilidad mental, ese alivio al estrés, esa resiliencia ante cada dificultad y ese blindaje emocional que te permitirá enfrentar cualquier situación y superar tu día a día.

Así como Larusso, Miyagi o Johnny Lawrence, el taekwondo, el karate, jiujitsu y otras artes marciales se tratan de un estilo de vida que te permite encontrar un balance y un equilibrio que te permite mantenerte sano, consciente y pleno, pero no solo eso…

Las artes marciales te brindan principios y valores que te hace comprender que el respeto y consideración hacia los demás no es debilidad o mal juicio, es más es indicio sobre el autoconocimiento, empatíarespeto y consideración que tienes hacia ti mismo, quien eres ahora mismos y quien quieres llegar a ser.

 

 

Cualquiera puede ser maestro

Otra excelente aportación de la serie es justo el mostrarte y enfrentar los tipos de sensei, lo cual claro que vale la pena describir.

Sensei es el término japonés con el que se designa al maestro de karate o judo (Artes Marciales japonesas) y significa literalmente «el que ha nacido antes»

Un concepto importante en la práctica de las artes marciales es el trato con mucho respeto, validez y aprecio que se tiene por los grados avanzados y el maestro, ya sea Sensei en japonés para el judo y karate o Sabomnim (que significa maestro pero en sentido de «el que educa con el ejemplo»en coreano para el caso del Taekwondo . Es así como en el Dojo o Dojang se saluda con respecto cada que llegan o se van, cada que se realiza alguna práctica en parejas o hasta en la ceremonia de inicio y fin de clase. Esta característica muchas veces la englobamos como «respeto y disciplina» aunque tiene un trasfondo más importante e interesante.

En la serie han sabido capturarla pero distorsionarla de acuerdo al tipo de Sensei que se tiene. El caso más sencillo es «Miyagi-dojo«, ya que Daniel contó con un Sensei con muchos principios y valores que le pasó el pensamiento «correcto» sin embargo, y para desdicha de muchos de nosotros, a veces solo contar con el «resumen correcto» no es suficiente y muchas veces hemos de necesitar atravesar por muchas pruebas para en verdad entender la lección «directa y resumida» que nuestro Sensei trató de adelantarnos. 

En el caso del Dojo Cobra Kai al inicio Sensei Lawrence trata a todos déspotamente y en la medida que van mejorando comienzan a importarle y él empieza a tenerles mayor consideración y respeto. Del mismo modo, también cada vez se vuelve más aparente el cambio, mejora y evolución de ideología y mentalidad que lo vuelve más consiente de que talvez lo que «aprendió«, «cómo» lo aprendió y el «cómo y cuándo se aplica» tiene varios caminos y circunstancias en las que puede o no usarse… , además de entender que también es posible que hayamos aprendido o absorbido un mensaje o manera de actuar, valor o principio que no sea correcto porque aunque «Sensei» siempre estamos todos en constante aprendizaje y todos tenemos errores… pero una vez detectado está en nosotros el mejorar, pues ese es el Do, el camino que te enseñan las artes marciales.

Y esto es uno de los mensajes que mejor pueden resumir que las artes marciales enseñan al individuo pero además les brindan herramientas para que ellos más adelante sean capaces de ir entendiendo, aplicando criterios para decidir correctamente o, en su caso, rectificar, pues somos seres imperfectos que anhelamos seguir mejorando día a día.

Resumen

Más allá de la crítica que se puede tener por la serie o las películas, debemos estar agradecidos, porque este tipo de medios, permite que más y más gente conozcan al karate, al tekwondo, kung fu y demás artes marciales y comprendan que sus beneficios y límites van más allá de lo que a veces la propaganda nos ha hecho creer.


Taekwondo Blue Mat Academy Moo Duk Kwan Yuri Pazarán

Tres mitos de principiante sobre el taekwondo

Cuando se trata de emprender alguna actividad es casi una regla darnos a la tarea  recabar información, hacer preguntas, buscar dudas frecuentes, etc., todo con el objetivo de conocer más sobre la actividad antes de iniciarnos. 

En particular, he ido recolectando un sin fin de dudas, ideas y argumentos que por alguna razón llegaron a mí, ya sea porque me preguntaron directamente o porque me lo escriben en publicaciones en redes sociales. ¡No saben el sin número de veces que me han invitado a «participar» en un «encuentro amistoso» entre artes marciales…!

En fín, por eso decidimos dedicar esta entrada a hablar sobre los tres  mitos falsos más frecuentes a la hora de empezar a aprender taekwondo:

Sólo puedes aprender taekwondo de niño

Creo que esta es una de los mitos más difundidos. Y de hecho es falso hasta para la vida, en realidad nunca dejamos de aprender y de hecho, nunca debemos dejar de hacerlo.

Hay épocas idóneas para todo, ¡claro! Pero no por ello hay edades o puntos en los que ya no se puede o no se debe iniciar la práctica de las artes marciales, y menos cuando ésta lo que busca es brindarte un estilo de vida saludable, en el que priorices el balance y desarrollo de tu cuerpo, mente y espíritu.

¿Cuándo era la mejor edad para empezar a entrenar? Seguramente hace un par de años, pero ¿Cuándo es la segunda mejor opción? ¡Hoy mismo! De qué sirve que te contesten que hace dos años, en la preparatoria o incluso de niños, cuando ya ninguna de estas opciones es factible para ti. 

Taekwondo Blue Mat Academy Moo Duk Kwan Yuri Pazarán

El pasado es historia, mejor concéntrate en trabajar desde hoy en lo que quieres. Y de hecho, si te encuentras preguntando si estás o no en edad para emprender el camino de las artes marciales, quiere decir que tienes un interés verdadero, entonces, ¡atrévete!

El taekwondo es solo para niños

¡Falso! perdón, perdón, respondí muy rápido. Pero no por ello estoy mintiendo.

 

Proyecto Taekwondo V2.0 Practica grupo

Antes de continuar tenemos que puntualizar algo muy importante. 

Las artes marciales tienen su fundamento en técnicas, sistemas o disciplinas para el combate en el campo de batalla cuerpo a cuerpo o con armas.

Estas fueron desarrolladas por jóvenes y adultos, para adaptarse a situaciones reales con recursos reales, por lo cual sería completamente falso afirmar que algún arte marcial fue desarrollada exclusivamente para «niños».

Lo que también tenemos que entender es que las técnicas de determinados artes marciales, en este caso, el taekwondo, requieren de una práctica constante y de un desarrollo importante de capacidades físicas. Lo cual en el promedio de los practicantes se traduce como horas y horas de entrenamiento.

De este modo, lograr un buen nivel en taekwondo se vuelve difícil para un joven y adulto, pero no porque «este diseñado» el arte marcial para los niños, sino por cinco razones principales:

1) Muchas horas de práctica consciente y constante. Que con solo decir muchas horas se vuelve difícil por las largas jornadas laborales así como las múltiples ocupaciones diarias. De pequeños existen menos obligaciones o tareas durante el día, aunque también es común escuchar «dejé el taekwondo» porque no me daba tiempo con la escuela.

2) Esfuerzo continuo para lograr desarrollar las capacidades físicas y mentales mucho más allá de un individuo promedio. Y aquí un primer componente simbiótico. Porque el taekwondo nos enseña disciplina a la vez que requiere de ella para que podamos mantenernos en el camino. Pero de niños no es más fácil mantenernos en el camino porque existe una figura de autoridad que son nuestros padres, que en los momentos de duda nos encaminan para continuar, mientras que de jóvenes y adultos, todo queda en nuestras manos.

3) Mucho trabajo de velocidad, fuerza y flexibilidad para lograr realizar las técnicas. Así es, además de mejorar nuestra postura y fuerza en nuestro sistema óseo y muscular, es necesario trasladar esas ganancias en nuestras técnicas. Se trata de una disciplina que requiere mucha destreza por lo que avanzar durante cada etapa requiere de un compromiso individual bastante alto.

4) Olvidar nuestro ego, asistir con la mente abierta para tomar correcciones y no tomar nada como personal que nuble nuestro aprendizaje. Lo cual es un verdadero reto para un joven y adulto ya que como occidentales solemos tener la falsa idea de que «ya no podemos seguir mejorando» mientras que en oriente se tiene un pensamiento Kaizen, es decir, de «mejora continua» en todos los rangos de edad.

5) Estar dispuesto e superar nuestros límites físicos, mentales y emocionales. Y creo que aquí también se tiene como obstáculo un mito occidental, el de tener que «nacer con el talento» para dedicarse y tener éxito en algo.

Es cierto que tener talento puede abrirte la puerta a alcanzar de forma más rápida logros en esa actividad,  pero siempre y cuando lo acompañes con trabajo contante, específico, bien desarrollado, con mucha dedicación, esfuerzo y deseo.

No se puede asegurar que basta con tener talento para ser el mejor. En el libro de «outliers» podrás encontrar más referencias al respecto.  

De hecho, las técnicas de pateo más avanzadas, así como las defensas, golpes, estrategias de combate y poomsaes de mayor grado de dificultad requieren un entendimiento más profundo de la técnica así como un dominio y madurez del cuerpo tal que solo los practicantes adultos con mucha experiencia son capaces de ejecutar correctamente.

El taekwondo es solo una actividad física

El mal entendido más grande. 

Lo que sí es cierto es que el entrenamiento y desarrollo físico en el taekwondo es sin duda de los más extenuantes y complejos. Pero es falso que solo se trate de desarrollo físico.

El tan solo llevar a la practica las distintas técnicas de pateo, de contra ataque, de defensa, fintas, etc, tiene mucho que ver con un desarrollo mental en el que hay estrategia y tácticas, además de un entendimiento de nuestros recursos y el momento preciso para ejecutarlo

Existe también un trabajo continuo en el que además aprendemos a dominar nuestras emociones y encausarlas en objetivos, como puede ser ganar un torneo, pero también situaciones diarias como pasar un examen, enfrentar a un acosador en la escuela, aprender a solucionar un problema con un miembro del equipo de la oficina, entablar un plan de trabajo para alcanzar una certificación, etc… 

Nuestra mentalidad, nuestra forma de generar estrategias, nuestro manejo de emociones, disciplina, constancia y  demás herramientas que nos otorga el taekwondo, lo transferimos poco a poco a todos los ámbitos de nuestro día a día, pues entendemos los beneficios y las bondades de todo lo que hemos adquirido en el dojang

 


Proyecto Taekwondo V2.0 Perseverancia

Beneficios del taekwondo (tolerancia a la frustración)

A quién no le ha pasado que aprendes una técnica nueva en clase, intentas hacerla y no te sale, te acomodas el dobok, respiras profundo y lo vuelves a intentar… 

Aún no te sale… te vuelves a acomodar el dobok, toses un poco y piensas que no pasa nada, simplemente hubo algo raro y no te salió…

Para el tercer intento, te das cuenta de que simplemente el día de hoy no te va a salir, así que procuras hacerlo lo mejor posible y seguir adelante con la clase. Para la siguiente vez que te piden la técnica, recuerdas la clase anterior, procuras no ponerte nervioso, te concentras y lo vuelves a intentar.

Sigues sin poder hacer la técnica de la manera que te la están pidiendo… este es el momento clave en el que no debes dejarte vencer, tienes que volver a intentarlo, y sobre todo, procurar contener esa frustración, porque seguro a alguien más no le está saliendo tampoco, y si tú te dejas vencer, otros seguirán después de ti. 

En cambio, si lo sigues intentando, eventualmente lo lograrás y otros podrán ver como tú, al seguir practicando, lo lograste y lo intentarán también.

 

Aprovecha este descanso que tuviste durante las vacaciones para llegar con nuevos ánimos y para ver qué es lo que realmente recuerdas. 

En lo particular este tipo de descansos me sirven mucho porque mi mente se relaja y pierde la “paja” que le estorba y así mi cuerpo es libre para ejecutar los movimientos que ya sabe, pero sin el estorbo de aquellos pensamientos de “no me sale”, “este me cuesta trabajo” y otros lastres que vamos guardando en el camino

En la vida, pasa lo mismo, el dojang es como un mundo en pequeño en el cual es más fácil ver los problemas de la vida, y cómo resolverlos, porque son situaciones a escala. Son fáciles de identificar y relativamente fácil encontrarles una solución.

La tolerancia a la frustración es una gran lección que nos deja este arte marcial junto con nuestros profesores y compañeros. Los primeros apoyándonos para encontrar una solución y no permitir que renunciemos a lograr nuestras metas, y los segundos, acompañándonos en el camino, con otros retos a los que se enfrentan cada clase.

 

Es por eso que el entrenamiento de artes marciales es de suma importancia para la vida diaria, en un ambiente donde es sencillo visualizar un problema, tienes las herramientas y a las personas que te apoyan para hacer crecer tu carácter. 

Y cuando tu creces, crecen los que están a tu alrededor. 

Proyecto Taekwondo V2.0 Beneficios del taekwodo (tolerancia a la frustración)

Proyecto Taekwondo V2.0 Respira

Cuánto tiempo te toma aprender nuevas cosas

Está claro, el conocimiento nos abre puertas y cada vez somos más los que valoramos y le damos más importancia a este tipo de inversiones. Pero cuantificar el tiempo que cada quien requiere para adquirir un “nuevo conocimiento” no es sencillo y depende de varios factores. Sin embargo, existen estudios que se han dado a la tarea de cuantificar el tiempo necesario para lograr determinado nivel de “expertise”.

 

Sí, actualmente existe una tendencia a incursionar en distintos temas por motivaciones muy distintas, todas ellas muy válidas. 

Las hay tan sencillas como por el simple deseo de aprender nuevos temas, por adquirir nuevas experiencias (tendencia millennial) o simplemente por ampliar el rubro de “hobbies y actividades extra académicas” de nuestro CV.

 

La verdadera ignorancia no es la ausencia de conocimientos, sino el hecho de rehusarse a adquirirlos” – Karl Popper

Cuántas horas necesitamos para aprender nuevas cosas

Con respecto a cuántas horas necesitamos para aprender algo nuevo, también se ha hecho famosa la «regla de las 10,000 horas«, la cual no es del todo falsa, sino que simplemente está mal interpretada. 

Quizá el libro (bestseller) que más famoso hizo esta aseveración fue «Outliers: The Story of Success» (Atípicos: La historia del éxito). En este libro, el autor Malcolm Gladwell examina varios casos de personajes exitosos para determinar los distintos factores que contribuyeron a su éxito.

Entre los «n factores» que menciona, sobresale la famosa «regla de las 10,000 horas» que hace incapié en que la clave del éxito se encuentra en buscar desarrollar nuestras habilidades a un nivel de experto y que para ello se requiere una inversión de estudio y práctica de al menos 10,000 horas.

Pero a pesar de difundir tanto esta idea, Malcolm Gladwell no fue el autor de ella. El autor es K. Anders Ericsson un investigador y profesor de la Universidad del Estado de Florida especializado en la psicología de la pericia (expertise) humana y su desempeño (performance). 

 

 

Ericsson realizó su análisis utilizando datos de profesionales en distintas áreas como atletas, músicos y jugadores de ajedrez. Todo con el objetivo de cuantificar cuánto tiempo se requería para poder aspirar a desarrollar las habilidades necesarias para ser uno de los practicantes más avanzados en el campo.

Y efectivamente, la respuesta señalaba que entre más horas de práctica se tuviera, mayor expertise se adquiría. Y, de acuerdo a sus datos, aquellos que contaban con al rededor de 10,000 horas de práctica, eran los considerados como «expertos«.  

Sin embargo, la vox populi desvirtuó dicha frase a un regla de «necesitas 10,000 horas para aprender algo nuevo», cuando en realidad dicha regla se refería a lograr ser un «experto» en dicho campo. 

 

 

Aprender nuevas cosas sí está en función del tiempo que dediquemos explícitamente a ello. Y de hecho sabemos que al principio nuestro avance es exponencial (de no saber nada de pronto sabemos realizar operaciones matemáticas, hacer algún ejercicio físico o tocar algún compás) pero en la medida que seguimos aprendiendo, el avance comienza a ser cada vez menor (tasas decrecientes).

Pero entonces, ¿cuánto tiempo requeriremos para adquirir nuevo conocimiento y tener un nivel aceptable en el tema? Esa respuesta la da Josh Kaufman (Video «The first 20 hours, how to learn anything»), quien justamente analizó esta creencia popular de la regla de las 10,000 horas y desarrolló un método para aprender en tan solo 20 horas.

El tema sin embargo, tiene mucho para dar. Por ejemplo, en el libro «The Sport Gene» también se analizan distintos casos en los que efectivamente la famosa regla de las 10,000 horas para un nivel experto se cumple (también se le conoce como la regla de los 10 años), pero existen casos «outliers» en los que el tiempo de práctica no se acerca a esta regla.  

De hecho en este libro se mencionan estudios como «The range of Human capacities» de David Wechsler quien a partir de una base extensa de datos sobre mediciones (desde salto vertical, duración del embarazo, peso, etc) encontró que para cualquiera de los campos, la razón del «más alto al más bajo» o «del mejor al peor» era de tres a uno o de dos a uno

Mientras que Phillip Ackerman, psicólogo y experto en la adquisición de habilidades, dados sus estudios y conocimiento en el tema concluye que el nivel de habilidad que se puede desarrollar con base en la práctica vs alguna dotación inicial de habilidad innata depende del grado de complejidad de la habilidad que se desea perfeccionar. Abogando que para aquellas más simples, las horas de práctica invertidas proporcionan resultados de expertise similares para ambos tipos de personas (aquellos con facilidades innatas y aquellos que no), pero en la medida que las habilidades sean más complejas, las horas de práctica ayudaran más al grupo con una dotación inicial mayor de esta habilidad. 

 

Reflexión

Es claro que la respuesta a esta controversia de cuántas horas son necesarias no es puntual, y como habíamos mencionado antes, depende de muchos factores. ¿Pero por qué mi interés en este tema? 

Pues resulta que hace un par de meses me topé con una familia que estaba solicitando clases privadas ya que su hijo de 10 años necesitaba clases de regularización porque acababa de entrar a una «escuela de taekwondo» cuyo programa «súper especializado» les garantizaba obtener su cinta negra en tan solo un año.

Me mostraron videos del niño en clase, el cual efectivamente necesitaba mucha ayuda, pero lo más perturbador era que no se trataba únicamente de él, ¡era la clase entera! Y no estoy hablando de detalles técnicos, no no, más bien parecía que ¡en su vida habían ido a clase!

Sí, nuestro tiempo es muy limitado y todos deseamos con muchas ansias alcanzar rápidamente la cumbre (terminar la escuela, bajar de peso, terminar de ver la serie, salir de vacaciones, etc) y no es la excepción «llegar a cinta negra». Pero creo que también debemos ser muy conscientes que todo lo que comprenda el desarrollo de habilidades nos requiere invertir tiempo de calidad y nos exige prepararnos lo mejor posible.

En alguna ocasión tuve una discusión con un «profesor» de artes marciales que me pedía de la manera más atenta que «le bajara a la intensidad de la clase» pues no todos traían la misma capacidad, condición fisica y compromiso, «algunos solo vienen a hacer ejercicio». 

Creo que el argumento en el que este profesor me perdió fue cuando defendiendo a unas cintas rojas de calidad muy mediocre (en cuanto a técnica y hasta actitud) dijo «es que muchos de ellos tienen el deseo de llegar a ser cintas negras, ¿quién soy yo para negárselos?».

 

 Creo que precisamente tanto aquellos que prometen un «curso intensivo» o los que simplemente te «venden la cinta» son parte del problema. 

No se trata de regalar los grados, se trata de formar gente. si la persona no está bien preparada, simplemente no debería seguir avanzando, hasta que alcance el nivel para lo que está aspirando

En algún momento vi el video de Odín Dupeyron y muchas de mis ideas cayeron en su lugar. No debemos relajar los estándares o las cotas mínimas de conocimientos, más bien debemos intensificar las clases para todos aquellos que se van rezagando, algo así como clases de regularización o apoyo, pero no un «ahora todos van a aprobar sin importar su desempeño«.

En verdad, quieres algo, esfuérzate por ello, pero no te claves con la idea de que todo es siempre alcanzable. Tiene mucho más mérito quien se muere en el intento a el que solo compró el lugar. 

No construyamos una sociedad en la que «cualquiera puede ser médico, no importa como lo logre (comprando el titulo) y si se le mueren unos cuantos pacientes, no pasa nada, es que hay que dejarlo realizar su sueño«. 

Es que por los sueños se lucha, no se paga

Y es que este tipo de «pseudo» cintas negras/licenciados/profesores únicamente vienen a demeritar el trabajo de quienes en realidad sí se prepararon para obtener el grado y cumplieron con los requisitos necesarios, 

No hay nada de honor en ese camino lleno de farsa. Debemos fomentar una sociedad basada en el mérito, el honor, el esfuerzo y la integridad. La solución no está en las píldoras mágicas o los programas de unas cuantas horas.

Finalmente, mucho de lo que hacemos o llegamos a hacer es por el simple placer o deseo de hacerlo. ¿Por qué te gusta el color azul? ¿por qué estudias esa carrera universitaria? porque te gusta ese tono de color y porque te apasionan los temas en esa carrera. Simplemente es así, así también en cualquier ámbito. 

¿Por qué practicas taekwondo? La respuetsa no debe ser porque «quiero una cinta negra para poder colgarla en la sala«. La felicidad está en el camino, no en el destino (título, medalla, grado, cinta, etc). Y si así lo vemos, no andaremos contando como prisioneros cuántas horas más de clases nos faltan para el siguiente examen, sino anhelando a que llegue la siguiente para volver a hacer aquello que tanto te gusta.

 

Referencias

Gallo, A. (2019). How to Master a New Skill. Consultado en https://hbr.org/2012/11/how-to-master-a-new-skill

Dupeyron, O. (2019). No fabriques fantasías cuando quieras realidades | Odin Dupeyron | TEDxYouth@BosquesDeLasLomas. Todos los derechos reservados a TEDx. Consultado en https://www.youtube.com/watch?v=IvTio0FJf6Y 

Kaufman, J. (2019). The first 20 hours — how to learn anything | Josh Kaufman | TEDxCSU. Todos los derechos reservados a TEDx. Consultado en https://www.youtube.com/watch?v=5MgBikgcWnY&t=763s

Gladwell, M. (2008). Outliers:The story of success. New York, NY.

Epstein, D. (2013). Sports Gene: Inside the Science of Extraordinary Athletic Performance. 

 


Proyecto Taekwondo V2.0 Aguila

Águilas en taekwondo

En septiembre realizamos una clase con todos los alumnos de Central para la entrega de certificados de kups, justo ese día me entregaron mi certificado de cinta negra IV Dan del examen que presenté en julio. 

Al final hubo un mini momento de «preguntas y respuestas» y un pequeño preguntó -¿por qué llevan un águila? -¡Poom! 

Por suerte, una de mis compañeras contestó por nosotros. Hasta ese día, no había reparado en ello y no tenía una respuesta. 

 

Justo este 4 de febrero apenas cumplí veinte años practicando taekwondo y, por lo mismo, estuve haciendo remembranza. 

La verdad es que cuando era pequeña no era común ver cintas negras y mucho menos tercer Dan en clase, bueno al menos así era en provincia. Eso sí, era normal que los sinodales para exámenes de Kups fueran grados avanzados y también recuerdo haber visto varios uniformes con varias estrellas de Dan, pues aún no existía el distintivo del águila para el cuarto Dan.

 

No, aún no tengo la respuesta oficial al porqué del águila, no por ahora. 

Sin embargo encontré hace un par de días un video del motivador Miguel A. Cornejo titulado «águilas o gallinas«.

 El video vale mucho la pena, y tiene demasiado material, el cual podría dividirse en tres secciones: la primera; sobre el cómo la ética es un pilar necesario en las empresas para subsistir en los mercados altamente competitivos. La segunda; tiene que ver con una leyenda indo-americana sobre águilas y gallinas; y por último,un examen sobre nuestra existencia y misión

.

Con respecto al porqué la ética, el autor manda un mensaje muy claro: en un mercado en donde muchas empresa se encuentran compitiendo, el diferenciador debe ser «no engañar» y esto a todo nivel, ya sea a su consumidor, a sus empleados, etc. 

No se puede subsistir por mucho tiempo con productos inservibles o con precios saboteados. Tampoco se puede tratar de mantener el negocio en marcha con empleados mal pagados o sin invertir en su capacitación/desarrollo.

 

Existe una frase muy famosa de Henry Ford quien habló justamente de este aspecto. Ante la critica de invertir en desarrollar las capacidades de tus empleados y que al final estos se vayan, menciona que también corres un riesgo mayor al no invertir en ellos y que al final te quedes con puro empleado sub-eficiente/preparado.

 

solo hay algo peor que formar a tus empleados y que estos se vayan… ¡no formarlos y que se queden!

Henry Ford

Me gusta porque se puede trasladar al ser humano. En un país en el que la corrupción y la impunidad es un problema muy latente y en el que la frase «el que no tranza, no avanza» es de dominio público, hay que buscar promover un cambio de mentalidad que sí, siga buscando el éxito, pero no en el sentido «maquiavélico« de a costa del que se atraviese. 

Proyecto taekwondo V2.0 Grupo

En realidad, el segundo punto que toca es para ayudar a entender qué se necesita hacer para atacar el tema del primer punto. La idea se ilustra mediante un cuento que habla sobre una gallina que encuentra a un huevo de águila y decide criarlo. El meollo está en que decide convencerlo de que es gallina y como tal no puede aspirar a codearse con águilas.

La idea del cuento es utilizarlo como metáfora para entender que hay que romper el paradigma de que es «correcto» ser abusivo, corrupto, o falto de valores porque es lo más fácil y así nos educó nuestra familia o es el modus operandi de nuestra sociedad.

No solo nos toca romper nuestro propio paradigma, sino ayudar a nuestros hijos o impactar a los que nos rodean, de manera que ellos también aspiren a ser mejores seres humanos, a que contribuyan a mejorar y no ser simples oportunistas, mediocres o conformistas.

 No se pregunten qué le van a heredar a sus hijos, pregúntense qué hijos le van a dejar a esta nación – Miguel A. cornejo

Finalmente, toca el turno de realizar un análisis de nuestra condición y labor en el mundo. De entender que para cambiar nuestra situación actual es necesaria más gente con espíritu de águilas. 

Personas que entiendan y busquen el desarrollo del ser humano en todas sus dimensiones. Que se comprometan a contribuir desde su posición , desafiando los estándares corrompidos u obsoletos.

Proyecto Taekwondo V2.0 Aguila sonal

Después de ver este video, quisiera creer que el símbolo del águila que portamos a partir de IV Dan en MooDukKwan, representa ese ideal que tienen las artes marciales y se ha depositado en todos nosotros.  

 

El ideal de fomentar una formación integra que no solo consista en ejecutar técnicas de combate, sino una formación de cuerpo, mente y espírituUna formación que se apoya en altos estándares de moral y carácter, que busquen sumar y aportar en nuestra sociedad.

 

Quisiera creer que es un símbolo de compromiso con ese ideal y que por lo mismo busquemos no solo perfeccionarnos nosotros mismos, sino que busquemos también ayudar a los que nos rodean a desarrollarse y alcanzar el éxito, siempre bajo esos estándares altos de valores.

 Y efectivamente, «un gran poder, conlleva una gran responsabilidad«

El video AGUILAS O GALLINAS es propiedad de Fundación Miguel Ángel Cornejo, todos los derechos reservados


Porqué el miedo te ayuda a mejorar

Hace unos días encontré un meme con una frase que decía:

Si tienes que pelear, pelea como si fueras el tercer changuito en la fila del Arca de Noé, ¡y está empezando a llover!

La frase es muy cómica pero ejemplifica perfectamente lo que quiero puntualizar: el miedo puede paralizarnos si lo dejamos jugar en nuestra contra o puede alentarnos si sabemos verle el lado positivo.

Proyecto Taekwondo v2.0 Pelea sin miedo

Hace algunos días comenzó a hacerse viral una entrevista al astronauta Chris Hadfield. En la entrevista se le preguntó sobre las lecciones de vida que tuvo al viajar al espacio.

Su respuesta se centró en dos aspectos principalmente: el primero de ellos justamente habla sobre el cómo enfrentamos nuestros miedos y el segundo, se refiere al cómo mantenernos en el camino hacia la consecución de metas a largo plazo.

Hadfield comienza por explicar la diferencia entre el peligro y el miedo como tal. El miedo es una reacción ante una situación, que es el peligro.

No controlamos los obstáculos que se nos presentan, lo que sí podemos controlar es nuestra reacción ante tales circunstancias

También invita a reflexionar sobre el impacto del miedo en nuestra vida. Cuáles son nuestros miedos y cómo afectan lo que hacemos o no hacemos.

Lo más importante de esta reflexión consiste en identificar si se puede o no tener una estrategia para enfrentar nuestros miedos.

Para todos aquellos casos en los que el miedo que se puede disminuir al mejorar nuestras habilidades existe una solución sencilla: enfocarse en aumentar la destreza en esas habilidades. Solo así y conforme mejores, te preocuparás cada vez menos.

 

Las batallas se ganan en los entrenamientos, no en los campos de guerra. Para mejorar no basta con «echarle ganas» a los examenes, hay que prepararse constantemente y poner nuestro máximo esfuerzo todos los días.

En este punto, me gusta mucho ver un video de Mat Fraser, campeón mundial de Crossfit, en el que explica que el camino que siguió para ser el mejor fue simplemente entrenar, atreverse a exigirse todos los días cada vez más.

Voy a hacer hoy lo que nadie quiere hacer, para poder hacer mañana cosas que nadie podrá hacer.

 

¿Que estás haciendo cuando nadie está viendo? –

 

 Mat Fraser

Regresando al video de Chris Hadfield y de la mano con ir superando nuestros miedos, termina puntualizando sobre el ir disfrutando el camino para mantenernos en la búsqueda de nuestros objetivos a largo plazo.

Celebrar nuestros pequeños éxitos y disfrutar cada uno de nuestros días en el trayecto hacia alcanzar nuestros grandes objetivos es una forma de mantenernos en el viaje y seguir dándole esa dirección a nuestra vida.

Hay una frase famosa de la película El camino del guerrero que aplica perfectamente para esta situación: «no es el viaje lo que nos da felicidad, sino el camino«

Nota

La película El camino del guerrero es propiedad de DEJ Productions, todos los derechos reservados

El video ¿Qué puedes aprender de un astronauta? Chris Hadfield, astronauta (2019) es propiedad de BBVA Aprendemos juntos, todos los derechos reservados.

El video Mat Fraser Making a Champion (Full Documentary 2017) es propiedad de NF Sports, todos los derechos reservados.

 


Deja de poner excusas

Creo que muchas veces no nos atrevemos a realizar alguna actividad dentro y fuera del dojang sin tener una razón de peso.

El pretexto por excelencia que utilizamos para justificarnos es «no soy tan bueno como él».

Y creo que justo es un pésimo pretexto porque en realidad no debemos ser los mejores para hacerlo. Pues no siempre podemos ser el mejor en todo. Además siendo honestos, difícilmente seremos los mejores.

Es cierto, hay quienes tienen más facilidad para algunas actividades, lo que se conoce como «talento», el cual es innato.

Pero también hay quienes son muy buenos para alguna actividad porque llevan muchas horas de práctica, lo que se conoce como «habilidad».

Lo que trato de resaltar , es que sí, puede ser que en la actividad en cuestión estemos del lado de los «no afortunados», los no talentosos.

Sin embargo, eso no es pretexto para tratar de hacerlo una y otra y otra vez hasta lograr desarrollar un mejor nivel en esa actividad.

Tampoco se trata de decir que «siempre que te esfuerces por lograr lo que te propongas, va a suceder», esto tampoco es cierto.

Pero lo que sí es cierto, es que si en verdad deseas alcanzar determinado objetivo, hay que ponerse a trabajar para lograrlo, tal vez lo logres o tal vez no.

La vida se trata justamente de eso, de buscar cada día ser mejor que ayer.

Si en verdad deseas alcanzar determinado objetivo, hay que ponerse a trabajar para lograrlo

Existe un comercial que puedes encontrar en youtube, que justo critica el «conformismo» que se tiene cuando vemos a un atleta reconocido, pensando que «nació para eso o se le dio fácilmente».

El video es de Michael Jordan y su mensaje final es que en realidad nadie vio las miles de hrs que se la pasó entrenando ni todos los sacrificios que llevó a cabo para lograr ser el mejor jugador de la NBA, «deja de poner excusas«.

Este es el mensaje completo del video:


“Maybe It’s My Fault”

Maybe it’s my own fault.

Maybe I led you to believe it was easy when it wasn’t.

Maybe I made you think my highlights started at the free throw line, and not in the gym.

Maybe I made you think that every shot I took was a game winner.

That my game was built on flash, and not fire.

Maybe it’s my fault that you didn’t see that failure gave me strength; that my pain was my motivation.

Maybe I led you to believe that basketball was a God given gift, and not something I worked for every single day of my life.

Maybe I destroyed the game. Or maybe you’re just making excuses.”


1/ Tanto el discurso como el video de "Maybe It’s My Fault" son propiedad de Jordan Brand y Wieden + Kennedy. Todos los derechos reservados a los autores.



Proyecto Taekwondo V2.0 Posición larga

¿Podemos enseñar a dejar el alma en el doyang?

Me encanta seguir por mis redes sociales a varios atletas, marcas deportivas y páginas de motivación personal. Me gusta contar con una mentalidad positiva y también con alguna que otra técnica nueva que aplicar para patear, en defensa personal o simplemente otro ejercicio para entrenar en el gimnasio.

Llevaba varios días meditando como ha cambiado la mentalidad de la gente en varios ámbitos de mi día a día, pero no encontraba cómo describir el cambio. No fue sino hasta ver una imagen de una marca para jiu-jitsu brasileño que me impactó, la frase de la marca englobaba perfectamente lo que estaba pensando, que en español parafraseado sería algo así: No puedes enseñar a darlo todo o a dejar el corazón en el campo.

Entreno taekwondo desde que tengo 8 años y desde el primer día que llegué al doyang me enamoré, supe que acaba de encontrar una actividad que estaría presente en todas las facetas de mi vida. En cuanto fui avanzando en grado, también tuve que ir abandonando algunas actividades para poder dedicar más tiempo a mi entrenamiento, así dejé el voleibol, el básquetbol y, por último, el football.

No puedes enseñar a darlo todo o a dejar el corazón en el campo.

Mientras me cautivaba el reto físico de ir desarrollando tu cuerpo e ir logrando cada una de las nuevas técnicas, defensas, posiciones, patadas y formas; también lo hacía la filosofía que se me iba inculcando de este arte marcial.

Atribuyo mucho de esto a que tuve un profesor muy preparado tanto en esta disciplina como en el ámbito profesional. Mi profesor era en ese entonces de los pocos tercer dan en México y además se había especializado en defensa personal, de hecho, no solo practicaba taekwondo, también hapkido.

Me parece que su combinación de médico cirujano con sus múltiples cursos enfocados al deporte, así como su deseo por siempre estar a la vanguardia, complementado con su mentalidad de día a día inculcarnos el superarnos y llevarnos a cada uno de nosotros al mejor nivel, fue perfecta para que todos sus alumnos siempre buscáramos dar lo mejor de nosotros dentro y fuera de la escuela ante cualquier circunstancia.

Sin embargo, y a pesar de que deseaba seguir entrenando, mientras estudiaba la licenciatura me fue imposible seguir yendo a clase, así que tuve que suspenderlo por cinco años. Cuando al fin pude regresar a entrenar, dentro de mi misma escuela pero en una sede con más años y renombre a cargo de otro profesor de mayor grado, me fui dando cuenta que muchas cosas habían cambiado. En particular la técnica, la exigencia y el enfoque habían cambiado. No me gustaba externar mi pensamiento, porque por alguna razón, la gente lo asociaba a que se había dejado de entrenar con órdenes, sin mostrar emoción alguna y castigando a golpes los errores. Pero, yo no me refería a eso.

Llevo un tiempo dando algunas clases en la escuela en la que practico. Es difícil enseñar, lo he de reconocer, requiere de mucha paciencia y mucha atención, como cuando se hace una presentación, hay que saber leer a tu audiencia. Hace unos días hubo oportunidad de escuchar comentarios sobre las clases y me encantó escuchar tantas cosas positivas. Me considero una persona estricta pero racional, es decir, jamás pongo un ejercicio a menos que sea necesario para que mejores tu técnica y lo más importante, todas las clases yo también entreno, así marco la pauta de cómo debe realizarse y cuánto hay que exigirse.

Al final, creo que mucho del cambio en la actitud, la disciplina, la técnica y hasta la entrega que ponemos en los entrenamientos no se debe a los profesores, sino a nosotros como alumnos, a nuestra dedicación y los límites que nos planteamos.

Es por ello que me encantó la frase de la marca de jiujitsu, creo que todos los que entrenamos y queremos involucrar a más personas en nuestra disciplina, tenemos fe en que sea posible. Pero más allá de si lo es o no, buscamos impactar positivamente en cada uno de los estudiantes, buscamos un mundo de personas apasionadas, que busquen siempre dar lo mejor de ellos, que traten siempre de sobrepasar cualquier obstáculo y que a su vez tiendan la mano a los que lo rodean y contagien de esta misma mentalidad a los demás.

Es cierto, posiblemente, no podamos enseñar a dejarlo todo en el tatami, pero quizás podamos influir en ese cambio porque al final lo que somos es una combinación de características y circunstancias. Como apuntaba Ortega y Gassete: “yo soy yo y mis circunstancias”.